Movimiento Revolucionario del Gral. Venancio Pulgar: 22 de junio de 1885




Venezuela ha pasado por varias transiciones políticas, en las cuales el poder pasa de manos de un grupo a otro. Desde el año 1870, los llamados liberales amarillos han gobernado al país, como productos de revoluciones e intentos de movimientos en contra. En el año 1884 es elegido el General Joaquín Crespo como Presidente de la República. Este hecho molestó mucho al General Venancio Pulgar, quien había sido candidato a la Presidencia de la República, quedando muy contrariado por los resultados favorables al General Crespo y el favoritismo expresado por el General Guzmán Blanco. En consecuencia, le pidió al Presidente Crespo lo enviara al exterior, a un consulado. Fue seleccionado para Liverpool, Europa, pero sorpresivamente, en vez de ir a dicho consulado, se fue a Trinidad y el 28 de mayo de 1884 publicó un Manifiesto, protestando la elección del General Joaquín Crespo, hombre impuesto en contra de la voluntad de los pueblos. Inició un trabajo de acercamiento a otros jefes revolucionarios en Las Antillas y Trinidad. En diciembre de ese mismo año, el General Pulgar escribe desde Trinidad a varios venezolanos en Las Antillas, participándoles de la próxima campaña revolucionaria sobre Venezuela, habiendo sido elegido Jefe Supremo de la misma, contando con el apoyo de la mayoría de los jefes militares, entre ellos los Generales José Ignacio Pulido y Eleazar Urdaneta. Habían reunido suficientes elementos de guerra, entre ellos dos vapores, y habían escogido al Oriente Venezolano para hacer sus incursiones, coordinadas por los diferentes comités establecidos y estrechamente en comunicación con algunos jefes disidentes.



El  día 22 de junio de 1885, estalló el grito revolucionario en la ciudad de Carúpano, a cargo del General Manuel Montes, quien al frente de algunos hombres marchó sobre la población de Cariaco. Ya para el 28 de junio se encontraban en Carúpano varios jefes revolucionarios, procedentes de Trinidad, encabezados por el General Venancio Pulgar, quien expidió una proclama, atacando al Gobierno y en especial al General Guzmán Blanco, de quien decía era quien gobernaba desde atrás. Llamaba mucho la atención de este ataque del General Pulgar al General Guzmán, habiendo sido su más leal servidor en asuntos políticos y militares (tal como lo veremos en la sección biográfica PERSONAJES). Su disgusto radica al no verse favorecido para la elección de Presidente de la República. Inmediatamente, el General Joaquín Crespo tomó sus medidas. Comisionó al General Víctor Barret de Nazaris, Ministro de Guerra y Marina, para operar en el Centro del país, mientras que el General José Antonio Velutini, Ministro de Crédito Público, era enviado al Oriente. Mientras el General Barret organizaba la escuadra en Puerto Cabello, el General Velutini atacaba el 2 de julio la plaza de Carúpano, ocupándola después de tres horas de combate, apresando a más de 200 hombres, entre ellos al General Críspulo Ortega.



El General Venancio Pulgar no se encontraba en Carúpano, sino a bordo del vapor revolucionario "Justicia", tomando rumbo hacia el Occidente y evitando cualquier encuentro con buques del Gobierno. Llega a Curazao el 11 de julio para buscar provisiones, desembarcando  en ese puerto varios revolucionarios, entre ellos los Generales Luis Level de Goda y Pedro Ezequiel Rojas. Posteriormente, salió de dicha isla sin rumbo definido. Mientras tanto, cuerpos revolucionarios se han insurreccionado en la isla de Margarita. El General Bartolomé Ferrer así lo informa al Presidente Crespo, quien le hace acusaciones de deshonor a su persona. Esta respuesta molestó mucho al General Ferrer, quien se puso a la orden del General del Gobierno José Antonio Velutini, con ánimos de demostrar cuán grande es su honor. Mientras tanto, el General Barret de Nazaris ha enviado dos buques de la Armada, al mando de los Generales A.M. Cotarro y Manuel Modesto Gallegos, quienes capturaron el 10 de julio, en los islotes de Los Frailes, al vapor revolucionario "Torito", apresando a todos los revolucionarios que en él se encontraban. Simultáneamente, el General Barret ordenaba al General  José  Antonio Velutini, una expedición para actuar sobre la isla de Margarita, desembarcando dicho General el día 11 de julio, ocupando Porlamar. Fueron atacados por unos 700 revolucionarios, siendo éstos cuerpos perseguidos hasta la ciudad de La Asunción, ciudad que fue atacada por Velutini el 13 de julio, tomándola tras tres horas de combate, cayendo presos los hermanos Eduardo y Andrés Ortega, los jefes de la revolución en la isla, entre otros.

El General Venancio Pulgar había retornado a Margarita, pero ante la situación planteada para su movimiento, optó por seguir rumbo a República Dominicana, mientras el Gobierno enviaba dos buques de guerra en su persecución, sin lograr alcanzarlos. El General José Antonio Velutini regresó a Caracas, siendo recibido como héroe nacional. Posteriormente, el Gobierno del General Joaquín Crespo gestionó en Santo Domingo la devolución del vapor revolucionario "Justicia", lo cual se concretó el 26 de julio de 1885.Así concluyó este movimiento revolucionario. 

Uno más de tantos acaecidos en nuestra patria desde los años 1830 hasta 1899.